Cuaderno Número 9 | Etapas de organización del MUSEO MUNICIPAL, llamado en sus inicios MUSEO MUNICIPAL DE BELLAS ARTES.

Es interesante conocer las etapas de organización del Museo Municipal que naciera en el año 1936 por Decreto Nº 16, firmado por el Sr. Manuel Menchaca, entonces Intendente Municipal en Comisión.

La norma  agrega algunas “bases” que orientarían los primeros pasos de su funcionamiento y que fue supervisado por la Comisión Ad-Honorem compuesta por los Sres. D’Annunzio, Storni, Mula, Pozzi y Marzal.

Se especifican claramente los objetos y fines del mismo, haciendo énfasis en la idea de representación del “arte local”. En la organización de exposiciones periódicas de pinturas, esculturas y grabados y la concreción de un Salón Anual, modalidad que perdura en la actualidad.

Se anexa bajo la responsabilidad del Museo, una “Academia de Pintura y Escultura”. Asimismo un “Departamento de Extensión” para divulgar la obra social y artística de la institución, proponiendo auspiciar cursos, conferencias, actos relacionados con la especialidad. No dejaron de lado la creación de una Biblioteca “atenta con los fines que persigue el Museo”, biblioteca que hoy luce renovada, con excelente material específico y tecnología actualizada.

Los espacios estaban destinados a “Artísticas locales”, “Artísticas nacionales” y “Artísticas extranjeros”, especificando en cada caso como estarían formadas las colecciones. Es de destacar la aclaración que se hace en cuanto a que “se gestionarán donaciones o adquisiciones” con “fondos que se gestionarán solicitándolo especialmente a la Municipalidad”.

Se determina que el Museo deberá organizar anualmente un Salón de Pintura, Escultura y Grabado con la participación de artistas provinciales. Establece que el mismo deberá inaugurarse el 25 de Mayo y permanecerá hasta el 15 de junio, denominándose “Salón Anual Municipal” e instituyendo un gran premio para el “mejor cuadro de motivo provincial que se denominará ‘Museo Municipal de Bellas Artes de Santa Fe’. En esa oportunidad obtienen premios los artistas Oscar Gigena y Pedro Logarzo.

Con la concreción de estos salones el Museo fue conformando el rico Patrimonio que hoy preserva con particular cuidado. Es por ello que la Asociación Amigos del Museo, con gran esfuerzo, adaptó la sala de reserva de obras con un sistema de “parrillas deslizables”. En otro momento adquirió una “planera”, mueble especial para el acopio y cuidado de obras sobre papel. Estos elementos más, la colocación de refrigeración y control de humedad, por parte de la Municipalidadaseguran un mejor control y preservación del patrimonio artístico de los santafesinos que el Museo Municipal tiene en custodia.

“Concédeles buena pesca ‘Tata – Vasco’”, de Nicolas Rubio

Óleo sobre tela, 100 x 70 cm

Visto por ABEL MONASTEROLO (*)

Nicolas Rubio nació en Barcelona, España, en el año 1928. Se exilió con su familia primero en Francia y luego en la Argentina. En 1957 participa en la mítica exposición “¿Qué cosa es la cosa?”, en la Sociedad Estímulo de Bellas Artes, que dio origen al movimiento informalista. 

Es considerado uno de los mayores difusores del fileteado porteño. Con Esther Barugel, su esposa -además escultora-, publicó ” El estudio del filete porteño”, impreso por el Fondo Nacional de las Artes. ” 75 habitantes, 20 casas, 300 vacas”, año 2011, es una película documental de Fernando Dominguez, inspirada en las pinturas de Nicolas Rubio.

La pintura en cuestión, narra de una manera simbólica, poética, donde se percibe una construcción a la manera de los imagineros, con la frescura de los intuitivos. Desde que conocí esta obra, me llamó la atención -en principio- el planteo formal, casi podríamos decir como una perspectiva oriental, donde la jerarquización de elementos  se percibe desde abajo hacia arriba, de alguna manera coincidiendo con el título de la obra mencionada.

El color es apastelado, con tendencia a un clima frío, generando un ambiente de estatismo.

La pintura que tratamos tiene un parentesco con los ex-votos, que agradecen por el milagro, cuya expresión plástica tiene la ingenuidad nata de lo profundamente popular, que designa al objeto ofrecido a la divinidad por un favor recibido.

El pintor, consustanciado con las penurias que atraviesa esa comunidad mexicana, intenta interferir mediante la acción del arte, a la manera de un verdadero chamán, invocando a Dios (Tata-Vasco) para que cambie la situación de angustia y penurias de ese pueblo remoto.

(*) Director del MMAV, artista plástico y docente.

Entrevista a Marcelo Jorge y Exequiel Perelló

 

TODA SANTA FE, arte y literatura en un lugar no tradicional

Los santafesinos, de tradicionales y patricias costumbres, nunca imaginamos contar con una galería de arte en un mercado. Se trata del MERCADO NORTE, edificio patrimonial rescatado y puesto en valor por el gobierno de la ciudad, ubicado en una zona relevante de Santa Fe.

En un principio, Marcelo Jorge y Exequiel Perelló  apostaron a lo nuevo, y encaramados en sus conocimientos sobre la gráfica, pensaron en brindar a Santa Fe una publicación con su nombre, y que abarque a todos. Todas las profesiones, todos los hacedores, todas las miradas, “Toda Santa Fe”

En esta publicación se habla, además, de arte y de “arte visual”. ¿Por qué no pensar entonces en exhibir también esas piezas pensadas y concretadas por los artistas? Entonces, a partir de la repercusión de la revista, en septiembre de 2014 se lanzó el proyecto de un espacio en el mercado para exhibir y vender las obras de los artistas plásticos.

Y pronto las paredes se llenaron de cuadros, y sus mesas de esculturas, cerámicas y objetos artísticos. Jóvenes principiantes, artistas consagrados, todo el arte en el Mercado, “desacralizado” como dice Marcelo. Y entonces el hombre y la mujer del barrio Constituyentes que hacen sus compras en sus coquetos locales,  finalizan su recorrido allá en el extremo oeste, en la Galería de Arte, frente a la florería que compite y desafía con sus ramos naturales  la obra de los artistas.

El proyecto creció. Se incorporó la literatura y la música de autores locales y regionales, y protagonistas de otras disciplinas. Hoy se realizan una veintena de muestras de plástica, la presentación de una decena de libros, y numerosos recitales y actos multidisciplinarios anuales.

Todo resulta anticonvencional y novedoso, pero nos importa saber sobre la sustentabilidad del emprendimiento, ya instalado en el medio. Con énfasis Marcelo nos señala la adopción de la revista por parte del público santafesino, y la continuidad de los catálogos de artistas santafesinos, de impecable diagramación e impresión, que siempre se presentan respaldados por muestras de los trabajos de los artistas que participan. También la presencia constante en el stand de un público impensado, visitante no habitual en museos y galerías, que se anima a adquirir un libro, una obra u objeto de arte, un disco compacto.

Nos alegra que esta propuesta prospere y crezca, que la convivencia de una galería de arte entre la variedad de productos e insumos del arte culinario, sea una virtud y no un riesgo. El Mercado Norte refleja la vida cotidiana con sus aromas, colores y texturas, y también se ve reflejada por la magia del lápiz y el pincel, en el extremo oeste, en TODA SANTA FE.

Desde la asociación Amigos del Museo Municipal, nuestros respeto y admiración a los artífices del proyecto, Marcelo Jorge y Exequiel Perelló

Resumen de actividades realzadas

Muestra “Presagios”, con obras de ANDRÉS DORIGO.

Panel de especialistas sobre la obra de Andrés Dorigo

Muestra colectiva “El día perfecto de la tierra será l último de todos”

Muestra de “La línea piensa”

Presentación oficial de la obra de Sor Josefa Díaz y Clucellas donada por la AAMMAV al Museo

Muestra “HOMENAJE A JOSÉ SEDLACEK – Entre lo público y lo privado, obra recogida” (Destacar: “fotos gentileza Gobierno de la Ciudad”)

Visita guiada a la muestra de José Sedlacek, a cargo del crítico Prof. Domingo Sahda

Panel sobre la vida y obra de José Sedlacek

Cuadernos Nº 8 | LOS 80 AÑOS DEL MUSEO MUNICIPAL

Corría el año 1936. La iniciativa de importantes y conocidos pintores de la época, y la decisión de las autoridades municipales del momento, culminaron con la concreción de una feliz iniciativa: la creación de un Museo Municipal de Bellas Artes, institución que funcionó en sus comienzos en el foyer del teatro Municipal.

Para su organización se designó una Comisión que integraban los señores, José M.D’Annunzio, Gabriel Storni, Juan Mula, Virginio Pozzi y Serafín Marzal.

A partir de allí y reglamentado su funcionamiento, el museo fue creciendo  y ocupando un lugar importante en el ámbito cultural de Santa Fe y la región. Se ocupaba de difundir sus actividades en los barrios y en localidades cercanas.

Creativas convocatorias fueron respondidas satisfactoriamente por los artistas que enviaron sus obras a salones llamados “del Trabajo”, de “Motivos típicos”, “de Arte obrero”, entre otros. Jóvenes artistas de la época como Victorica, Uriarte, Supisiche, Fontana, Gambartes, Píccoli, Cabedo, Juan Sol, Paganini, Herrero Miranda, López Claro, entre otros, fueron merecedores de premios, que hoy integran el patrimonio.

Sus salas albergaron obras reunidas en valiosas exposiciones y difundieron aspectos del arte del mundo: Artesanía Sueca (1959), Arte Nipón y Cine Japonés(1961),Escuela de la Bauhaus (1964), Expresionismo Alemán (1966), Salón de Arte Fotográfico (1967) son algunos ejemplos. Marcó un hito el ”Salón del Litoral y Centro”, de “Artistas Plásticos Santafesinos” y los singulares Salones Nacionales de Grabado. Sumado a ello las muestras dedicadas al “libro santafesino” y correspondientes publicaciones.

Ya su reglamentación inicial contemplaba el funcionamiento de una biblioteca, hoy renovada y ampliada en forma considerable. Enriquecida por las donaciones de artistas plásticos e intelectuales es consultada en forma permanente.

Sus actividades cuentan con la colaboración permanente de la “Asociación Amigos del Museo” que persigue los mismos objetivos de aquella que naciera  en el año 1959. En el presente,  es apoyo permanente en las actividades y necesidades de la institución.

El Museo Municipal, que toma el nombre de “Sor Josefa Díaz y Clucellas” en el año 1957, evocando la obra de la proto-pintora santafesina, continua funcionando en un edificio patrimonial perteneciente al entonces vecino de la ciudad, Don Eliseo Videla. Lo construye en el año 1902 y conserva aún trazos de línea academicista, balaustres de mármol, vitrales y otros detalles  de la época.

Destacados directores se sucedieron en la conducción de la institución e imprimieron su visión particular en las acciones emprendidas, y hoy continua con sus espacios renovados y proyectos futuros.

Su ubicación en la tradicional calle peatonal de la ciudad que se dirige al área fundacional de Santa Fe, coronada por la existencia de instituciones gubernamentales, museos y monumentos religiosos testigos de nuestro pasado, convierten a nuestro Museo Municipal de Artes Visuales, en un sitio preferencial para el enriquecimiento cultural y disfrute del arte.

Nota: las pinturas que acompañan al artículo, son dos de las primeras incorporadas al patrimonio del Museo           

Entrevista al  Arq. GUILLERMO ALEU

Nacido en Santa Fe en 1963, es Arquitecto, Docente y Galerista. Egresado de la UNL, se desempeña en la cátedra de Morfología III de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo. Es Director de AG estudio de arquitectura y AG arte.

 

– Cómo se te ocurrió abrir una galería en Santa Fe?

El primer llamado lo sentí a los 19 años…  fue delante de “Praxis” una galería aquí en Santa Fe sobre calle San Martín; ya había comenzado mis estudios de arquitectura y coincidentemente mi padre en Bs As tomaba clases de pintura con Elena Díz, la esposa de Juan Manuel Sánchez.  Ambos artistas fueron integrantes del “Grupo Espartaco”. En una oportunidad visité el taller y me permitieron dibujar con carbonilla el “desollado” (así le llamaban a un torso de estudio masculino sin piel) mientras ellos pintaban…  Posteriormente conocí a Ricardo Carpani y demás integrantes del grupo Espartaco; mi juventud no estaba preparada para dimensionar estos encuentros pero creo haber sellado en esas experiencias un pacto con el arte.

El segundo llamado fue definitivo pero debieron pasar más de 20 años, tener el título de arquitecto, ser padre y haber cumplido el sueño de estar frente al Partenón.  Hoy comprendo mejor este hecho …  puedo decir que mi pasión por el arte se debe al sentimiento de inmensa gratitud hacia quienes nos han dejado tanta belleza.

– De arquitecto a galerista, ¿cómo se produjo el cambio de actividad en tu vida?

Al regreso de un viaje por Europa sentí la necesidad de comprender más profundamente que es este lugar donde me toca vivir y desarrollarme. Sentí vergüenza por cierto desconocimiento de nuestra “cultura santafesina”. Los años de estudio para mi formación como arquitecto no habían sido suficientes para  comprender que es ser santafesino.

Comencé entonces a recorrer la ciudad con ojos de turista pero el resultado fue frustrante. Dolorosamente descubrir el desinterés por parte del estado en los espacios culturales: mala atención, desinformación, museos de arte sin patrimonio exhibido ni actividades participativas; el patrimonio escultórico urbano abandonado a su suerte, calles, parques y plazas sin mantenimiento, el espacio público sin la adecuada celebración de sus símbolos imposibilitados de transmitir valores … en fin, una Santa Fe incapaz de enamorar al visitante, indiferente al público que quiere simplemente nutrirse de su cultura. Pensé, que fue de nuestra “pequeña Atenas”…

Pero los caminos del arte me condujeron hacia la obra maestra de nuestro extraordinario artista Ricardo Supisiche. Su obra me devolvió la identidad. Me enseño a ver nuestro litoral, el clima y color dominante de esta región; me permitió visualizar sintéticamente nuestro paisaje, entrar en contacto con la isla, sus historias y misterios; de a poco sus personajes fueron conformando una mitología de seres únicos y nuestros. Supisiche me dio el sentido de pertenecer a un lugar y al mismo tiempo poder dialogar con lo universal de la condición humana: la soledad y la metafísica.-

Durante los años siguientes, 2005, 2006 y 2007, calmaba mi angustia comprando obras de arte. Para entonces estaba armando una incipiente colección que exhibía en mi estudio de arquitectura y un día me dije: “este espacio debe ser una oportunidad para nuestros artistas”. Desmonté todo para comenzar a realizar muestras con dos firmes objetivos: promover la obra de jóvenes artistas locales menores de 40 años y homenajear a nuestros grandes maestros algo olvidados.

Una mañana visité a María Clara Supisiche quien generosamente me permitió entrar en un mundo del que no tuve retorno… poco tiempo después hicimos una muestra “Homenaje” a su padre Ricardo Supisiche…  ese día mi espacio se transformó en una galería de arte.

– Cuanto tiempo hace que llevas adelante el espacio de AG arte? Qué destacarías?

Comenzamos con AG arte en el año 2008. Ahora estamos transitando el noveno año de intensa  actividad sin descanso.  Llevamos realizadas 140 exposiciones hasta la fecha y concluiremos el presente año con un total 153 muestras.

Mucho de lo que nos propusimos desde el comienzo felizmente ha ocurrido: homenajeamos a nuestros maestros principalmente de la región litoral, organizamos muestras de destacados artistas contemporáneos y le dimos a jóvenes valores el espacio que nunca tuvieron en nuestra ciudad para presentar sus obras. Trabajamos duramente en la difusión de todos ellos.

Algo que puedo destacar es el interés de los artistas de casi todo el país interesados en exponer en AG arte. La agenda del presente año y del año 2017 está completa; a la agenda del año 2018 le queda muy poco para cerrarse. Esto quiere decir que estamos trabajando con dos años de anticipación y con distintos compromisos que vamos coordinando con los interesados.

Cómo ves el futuro del arte en Santa Fe? Qué crees que debe cambiar?

Los últimos 10 años Santa Fe ha dado un giro notable. Aquello que encontré al regreso de mi viaje se fue disipando y no sé qué rara coincidencia fue pero es evidente que desde lo institucional existe mayor compromiso y preocupación por la gestión cultural; quiero creer que nuestro espacio ha aportado algo….

De todo modo lo que me preocupa ahora es hacer de Santa fe un mercado de arte sólido. Para que Santa Fe tenga un mercado de arte importante le queda un largo camino por recorrer. En el orden local no se considera al arte como un nicho de inversión y es por eso que no podemos dar un salto cualitativo y cuantitativo comercialmente hablando. Debemos hacer mucho más visible y dinámica la actividad generando instancias que permitan a la gente tomar contacto con las obras y los artistas.

Para que esta situación cambie hacen falta cosas esenciales, como por ejemplo:

1- la educación en el arte debe ser un imperativo y ocupar un lugar de relevancia en la sociedad como signos de identidad de la misma; 2- que nuestro empresariado patrocine o subvencione proyectos artísticos y culturales obrando como verdaderos mecenas orgullosos en defender y acrecentar nuestros valores culturales; 3- tener un mínimo de 10 galerías que trabajen realizando muestras y difundiendo la obra de los artistas que deseen representar; 4- una feria anual de arte (al modo de ArteBA) que abarque nuestra ciudad y región; 5- un museo privado de arte, que, como el Malba en su momento, sea capaz de ofrecer un modelo de gestión alternativo al institucional y así dialoguen; 6- que nuestros espacios y museos públicos recuperen la capacidad inclusiva y educadora; la gente acude a los lugares donde se siente bien, donde siente que pertenece, donde busca descubrir, distraerse y aprender; 7-necesitamos el trabajo conjunto de gestores culturales públicos y privados en concordancia y coordinados con gestores de turismo también público y privados; la oferta cultural debe satisfacer al turismo como a los lugareños pero no me cabe dudas que necesitamos de un turismo cargado de valores culturales por el momento inexistentes.

Finalmente, debemos respetar a quienes soñaron una Santa Fe grande y dejaron un legado que muchas veces ignoramos en su total magnitud, es nada menos que la herencia espiritual que debemos cuidar para las generaciones venideras.

 

Actividades Realizadas en la segunda mitad del año

Fotos 1 a 10– Muestra “MELE BRUNIARD dibujos y grabados”.

Fotos 11 a 31– Muestra “100 MIRADAS”, curada por el Dr. JORGE TAVERNA IRIGOYEN y la Prof. RAQUEL GARIGLIANO, en homenaje al 80º Aniversario del Museo Municipal de Artes Visuales.

Foto 32– Visita guiada a la muestra “100 Miradas”, a cargo del Prof. DOMINGO SAHDA.

Fotos 33 a 40– “Salón Primavera”, organizado por el Gobierno de la Ciudad y la Asociación de Artistas Plásticos Santafesinos.

Fotos 41 y 42– IVAR JOSUE ISEA, ganador del Premio Estímulo para Artista Novel instituido por nuestra Asociación en el Salón, y una de sus obras.

Fotos 43 a 51– El “Salón Primavera”.

Fotos  52 a 66– “Tramas de Vida”, exposición de obras de GRACIA CUTULI

Fotos 67 a 82– ”La Alquimia y el sentido”, muestra de ÁVARO GATTI.

Foto 83– Uno de los importantes aportes de la Asociación de Amigos al Museo durante el corriente año: un elevador hidráulico para trasladar obras de gran peso.

Foto 84– Otro aporte: una impresora/scanner multifunción Epson, para la Biblioteca “Prof. Julio César Botta”.

Foto 85– El máximo logro de 2016, y casi terminando  el  año, ha sido la adquisición -destinada al Museo Municipal de Artes Visuales- de la pintura “Jesús y los niños” de Sor JOSEFA DÍAZ Y CLUCELLAS. Aunque el museo tiene el nombre de la protopintora santafesina, no contaba hasta el momento con ninguna obra de ella.

Cuadernos Nº 7 | Sobre el edificio del Museo Municipal de Artes Visuales

            “A principios de siglo Don Eliseo Videla, descendiente de la tradicional familia de hacendados y terratenientes Videla Cabal, decide invertir en bienes inmuebles adquiriendo varios terrenos sobre la calle San Martín.

La casa que nos ocupa fue construida sobre esta calle, entre Juan de Garay y Lisandro de la Torre, que Videla compra a Don Melchor Eguiazu en 1902. Sin datos sobre el momento exacto de su construcción, se sabe que en el año 1903 Eliseo Videla, integrante de la Comisión del Club del Orden, cede en forma de préstamo la propiedad para que esta entidad desarrolle allí sus funciones sociales.  En este mismo año el Club del Orden festeja su cincuentenario con una esplendorosa fiesta; a juzgar por las fotografías del momento, la casa manifestaba en los estucados y papeles de sus muros, en los brocatos y cortinas de terciopelo, en sus muebles y arañas de fino diseño, todo el esplendor de la belle époque santafesina.

En 1925, su propietario otorga en forma de pago el inmueble al Banco Pcial. de Santa Fe, quien lo remata en 1942 siendo adquirido por la Municipalidad  para que funcionara el Consejo Municipal de Cultura y el Liceo Municipal. En 1939 se crea el Museo Municipal de Artes Visuales y en 1992, la PA es ocupada por el Museo de la ciudad y la Subsecretaría de Cultura.

Un único local (donde se destacan bellas columnas de hierro fundido) ocupa la planta baja que al fondo aloja dependencias de apoyo. Una escalera de mármol de Carrara de tres tramos permite acceder a la PA donde las habitaciones se organizan en torno  a dos halls: el primero a manera de vestíbulo recibe las habitaciones principales, el 2do. a modo de patio cubierto conecta con las dependencias de servicio al fondo, donde una escalera de hierro conduce a la terraza, otrora expansión al aire libre del Club. El primer hall se vuelca sobre la escalera de balaustradas y baranda de hierro forjado y bronce que denota su jerarquía en el decorado de los muros con molduras en relieve y la doble altura que permite una iluminación natural proveniente de ventanas superiores con arcos de medio punto y vitraux importados.  En el 2do. Hall se destaca  el lucernario rectangular que domina el espacio, y el pequeño escenario montado en uno de los extremos.

Lingüísticamente, presenta una fachada academicista de claras líneas italianizantes. La PB, hoy desvirtuada por las múltiples intervenciones ubica los ingresos al local y a la vivienda en los extremos reservando el centro para altas vidrieras de exposición. Un balcón de hierro separa ambos niveles; en el plano superior con sencillo tratamiento abren cuatro puertas-ventanas altas con guardapolvos rectos y triangulares. Una cornisa y el pretil de balaustradas hacen de coronamiento rematando el plano de fachada”

Inventario del Patrimonio Histórico Santafesino

Obra: Casa Videla Cabal

Relevo: Cornejo Oscar; Muller Grethel

Fuentes y Bibliografía, Revista del Cincuentenario del Club del Orden, Santa Fe, año 1903

“PAISAJE DE PAUSULA”, de Francisco Marinaro, análisis de Lidia Ferré de Peña (*)

paisaje-de-pausula-MARINAROretocada

(Óleo sobre tela – 1923 – 99 cm. x 44 cm. – Firmada y fechada abajo a la izquierda.)

El presente trabajo se presenta en forma póstuma, por cuanto su autora –colaboradora y amiga de la AAMMAV- falleció el pasado15 de abril.

Esta obra es una de las últimas donaciones efectuadas al museo. Se trata de un óleo de formato apaisado obra del artista Francisco Marinaro. Se destaca la importancia de esta donación -por decisión de los descendientes de Luis Pupilli (1869-1948),
primer propietario de la pintura- pues el Museo no poseía ninguna obra de este prolífico creador que dejó una fuerte huella en la ciudad. Es una representación idealizada de un pueblo italiano llamado Pausula, del que era oriundo el comitente de la obra. Esta localidad, a partir de 1931, cambia su nombre por Corridonia en honor de Filippo Corridoni, sindicalista revolucionario, por orden de Mussolini.

Se dice idealizada pues Marinaro no conoció ese lugar y se basó para su representación en una fotografía blanco y negro aportada en su momento por el solicitante y que se adjuntó en el acto de donación como documento para el archivo del museo y como referencia posible para su restauración (dado que presentaba algunos deterioros). Aparte de esta documentación visual, Marinaro se basó en descripciones verbales  del señor Pupilli.

Francisco Marinaro (1882-1970) fue un artista italiano, nacido en Matera y que luego de realizar diversos estudios en distintos centros italianos, establecerse un tiempo en Nueva York -en donde estudió en la afamada Universidad Cooper Union y realizó trabajos ornamentales en el primer subterráneo de la ciudad, próximo a inaugurarse- tras una breve vuelta a Italia  se afincó en la ciudad de Santa Fe en 1908 realizando una vasta tarea centrada en gran medida en trabajos de carácter ornamental sobre diversos soportes y en diversidad de técnicas y recursos.

Su obra más conocida son los diversos trabajos ornamentales pictóricos en muros y bóvedas de la Basílica de Nuestra Señora del Carmen (en conjunto con las pinturas de Juan Cingolani) y los numerosos pergaminos honoríficos que realizó durante su vida. Son innumerables -e imposibles de citar aquí – las huellas de su tarea que dejó en la ciudad y en otros sitios, huellas en muchos casos perdidas, deterioradas o descalificadas, de allí la importancia de la preservación de toda obra posible, como en este caso.

Si bien existe documentación sobre obras pictóricas al óleo y sobre tela, no son tan frecuentes  como otras manifestaciones, por lo que esta pintura se presenta como poco usual en su producción. Sin embargo la misma  presenta una serie de características distintivas del trabajo general del artista, verdaderos estilemas de autor que identifican sus obras, que aunque teñidas en general de un fuerte academicismo (además de cierta similitud con el trabajo de algunos artistas italianos contemporáneos del creador) se distinguen por sus particularidades. Entre estos rasgos personales pueden señalarse en esta obra los siguientes: manejo de colores desaturados, difuminación de los contornos de las formas presentes, discreción en el manejo de texturas, espontaneidad de la pincelada, tendencia a una pintura de contrastes leves (en lo que colabora la señalada difuminación) y uso de una paleta reducida de colores. Se cree percibir en este caso concreto una influencia de su fuente fotográfica, al limitarse ostensiblemente las variantes de luces y sombras, especialmente en la resolución de las casas y otras construcciones, que repiten -salvo excepciones- no sólo el mismo color en todos los techos y paredes sino también los grados de luz de las distintas superficies. A pesar de ello, al reinterpretar este paisaje desde una fotografía, Marinaro agrega colores convincentes creando una imagen idílica del pequeño poblado, que debe haber satisfecho ampliamente al solicitante que provenía de ese lugar.

Con respecto a la organización de la imagen -dada en principio por la fotografía- se observa una simetría axial predominante dada por la ubicación centrada del poblado y por las tres rítmicas torres. Pero dado el gusto del autor por la ruptura leve de la simetría en muchas de sus obras, puede percibirse en ésta la presencia de una masa pesada de vegetación oscura más detallada a la derecha y debajo de la pintura, que se equilibra discretamente a la izquierda con una construcción más destacada y un plano oscuro sin mayores detalles en el ángulo inferior izquierdo, en el que Marinaro estampa su firma y fecha en rojo, única nota de color intenso y contrastante.

La obra ha sido restaurada recientemente por la Prof. Inés Gasparotti, responsable del taller de restauración del Museo.

 

(*) Profesora Superior de Artes Visuales, especializada en pintura (Esc. Prov. de Artes Visuales “Prof Juan Mantovani”, Santa Fe). Es Licenciada en Artes Visuales (UNL), Museóloga (Inst. Sup. Nº 3, La Plata), Postitulada en Teoría del Arte (Esc. Prov. de Artes Visuales “Prof J. Mantovani”, Santa Fe).

Fue becaria de la Secretaría de Cultura de la provincia de Santa Fe en Artes Visuales (Año 2000). Ha publicado numerosos artículos sobre temas relacionados con Artes Visuales, Preservación del Patrimonio y temáticas afines; Ponente en diversos congresos y disertante sobre la especialidad.

Ha sido docente de Nivel No Formal, Técnico y Superior.

Entrevista al Profesor JUAN CARLOS VISCONTI

Marcha en forma acelerada la construcción del Museo-Biblioteca de la Constitución Nacional, centro de interpretación y recordación de nuestra Carta Magna de 1853 en nuestra ciudad que se emplazará en el Parque de la Constitución Nacional, un predio de 17 hectáreas sobre la costa del río Santa Fe, lindante al Club Náutico Sur. El proyecto es dirigido por el Lic. Héctor Berra, con vasta experiencia en este tipo de emprendimientos..

Para esta obra fue convocado un equipo de escultores cuya tarea ya está culminando, para dar forma a los bustos que representarán a destacadas figuras de nuestra historia, relacionadas con nuestra Constitución. Este grupo está guiado y supervisado por el profesor JUAN CARLOS VISCONTI, y está integrado por Mónica Elgul, Gonzalo Borzone, Gisela Molina, Laureano Gogenola, Viviana Tosello y Melisa Perezlindo .

Para conocer algo más de su tarea  docente, de su currículum profesional y su obra, le brindamos esta breve entrevista.

– Qué siente Ud., como profesor, ante la responsabilidad de concretar esta gran tarea, para un lugar tan emblemático, como el Museo de la Constitución?

– La función que me encomienda el Museo de la Constitución es la de coordinar la labor de los escultores designados, todos ellos profesores del Profesorado de Artes Visuales del Liceo Municipal y de la Escuela Provincial de Artes Visuales “Profesor Juan Mantovani”. Sin lugar a dudas, esta tarea implica un compromiso de gran importancia que pone a prueba mi responsabilidad y conocimientos sobre el tema. Debo agradecer a las personas que están trabajando en los diferentes niveles y su compromiso con el proyecto, lo que facilita llevar adelante esta labor.

– ¿Cómo es su relación con los escultores responsables de la tarea? Además de conocimiento técnico y responsabilidad, ¿hay entusiasmo?

– A lo largo de las reuniones y jornadas de trabajo que hemos tenido, y seguiremos teniendo, se va produciendo un conocimiento más profundo entre los componentes del equipo que con sus matices, ideas y vueltas, y van componiendo un grupo de trabajo compenetrado en su labor. Toda tarea en común, si se la realiza con respeto y sanamente, no sólo enriquece a sus componentes en todos los aspectos sino que además tiene grandes posibilidades de tener logros satisfactorios. Indudablemente, desde el comienzo encontré un grupo de escultores con ganas de trabajar y dar lo mejor de sí.

– Emplean novedades técnicas o los procedimientos son los tradicionales?

– Una gran parte de la tarea se realizará con el clásico procedimiento del modelado en arcilla y una posterior realización de moldes con la técnica de forma perdida. Quizás, el elemento que le aporta mayor actualidad a la tarea es el pasado de los moldes a resina poliéster reforzada con fibra de vidrio.

(*) Juan Carlos Visconti egresó de las Escuelas Nacionales de Bellas Artes “Manuel Belgrano”, “Prilidiano Pueyrredón” y Escuela Superior “Ernesto de la Cárcova”.El Fondo Nacional de las Artes y la Embajada de Italia  le otorgaron la beca “Francesco Romero” de perfeccionamiento en la especialidad Escultura, cursando estudios en la Academia de Florencia y en la Academia de Carrara.

Se desempeñó como docente en las Escuelas Nacional de Bellas Artes “Prilidiano Pueyrredón”,  Superior “Ernesto de la Cárcova” en el IUNA, y en la de Bellas Artes “Manuel Belgrano”, donde también ocupó cargos de conducción desde el año 2003.

Ha recibido premios y distinciones por su labor gráfica y escultórica otorgados por la Subsecretaría de Cultura de la Nación, por el CAYC, la compañía ITALO de electricidad, el Instituto de Educación Técnica, la Municipalidad de la Provincia de San Luis, la Secretaría de Cultura de la Provincia de Santa Fe, la galería Clepsidra de Bogotá, etc.

Participó en numerosas muestras colectivas entre otras el Salón de Artes Plásticas Manuel Belgrano, el Salón Nacional y el Salón de la Provincia de Santa Fe y en la 17eme “Semaine de Quilly Argentina” en la Comuna de Bretteville-sur-laize, Francia. Expuso en el Museo Irurtia, el teatro San Martín, en el Centro Cultural del Sur, en el Centro Cultural Recoleta, en el Club Italiano, en el Consejo Deliberante, en el Museo Sívori, en la estación de subterráneo José Hernandez Línea D, el Museo Perlotti, en el Centro de Estudios Económicos de la Empresa y el Desarrollo en la Facultad de Ciencia Económicas de la UBA, La Unión Trabajadores de la Educación UTE-CETERA-CABA, en la Bienal de Arte Integral 2012 de La Universidad Nacional de La Matanza, etc.

Participó en numerosos encuentros de escultura en el Municipio de Lanús, la Provincia de San Luis, Santa Cruz, Ranquil Norte en Malargue, Mendoza, Córdoba y en Francia en la Comuna de Bretteville-sur-laize y en la localidad de Saint Omer-Caen.