Cabeza Nº 4, de María Juana Píccoli – Analisis de Kazutaka Ishikawa (*)

Ma. Juana Píccoli nació en San Justo (1924), y falleció Santa Fe en 2014, a los noventa años. Durante su juventud ejerció como maestra de escuelas primarias, mientras cursaba sus estudios en la Escuela Provincial de Artes Visuales “Juan Mantovani”, donde egresó en 1953. Se desempeñó como profesora de escultura en la misma escuela, y en la Escuela de Diseño y Artes Visuales del Liceo Municipal de Santa Fe.

Paralelamente desarrolló su producción artística, jalonada por numerosos e importantes premios. Fue probablemente la decana de las escultoras santafesinas, un terreno artístico que durante mucho tiempo fue campo predominantemente masculino.

La obra de Píccoli evoluciona desde una figuración idealizada, producto de su aprendizaje académico junto a Miroslav Bardonek, hasta el tratamiento poscubista de la figura humana bajo la influencia de sus admirados Alexander Archipenko (1887-1964), introductor del vacío escultórico, la forma negativa que horada la masa y permite su interacción con el espacio circundante, y Constantin Brancusi (1876-1957), cuya síntesis geométrica inspirada en el arte prehistórico y africano lo consagraron pionero del modernismo,  .

En marzo de 2009, tras una gestión de la AAMMAV, “Yiya” Píccoli donó al patrimonio de nuestro Museo un conjunto de 26 obras escultóricas, representativas de distintos períodos de su producción. La pieza analizada –Cabeza nº 4- forma parte de ese conjunto realizado en los primeros años de la década de los ‘70s.

Muchas veces las “cabezas” que integran la serie de ese nombre, fueron catalogadas como “máscaras”, expresión que no era del agrado de la autora. Sostenía que las máscaras eran ficciones que ocultaban la verdadera naturaleza de las personas. Por el contrario, las cabezas de Píccoli intentaban materializar esa naturaleza, la verdadera esencia del ser humano.

Influenciada por los postulados del ensayista José Ingenieros (1877-1925), sus “cabezas” expresan la lucha entre el hombre mediocre, conformista y sometido a la rutina y los prejuicios, y el hombre idealista, que lucha por la perfección y la evolución social a través de su inconformismo e inteligencia, sin someterse a dogmas morales ni sociales.

Así, la “Cabeza nº 4”, a través de su asimetría, manifiesta las tensiones entre estos dos polos; esa lucha interior permanente entre lo mediocre y la búsqueda del ideal. A través de la geometría contundente de su lenguaje escultórico, un ojo mira el mundo, y el otro se vuelve introspectivo; la boca habla cuando hay que hablar, pero al mismo tiempo se silencia si lo que se dice nada aporta.

Completa el concepto la cresta que remata la frente y los anillos en el cuello, que recuerdan el atuendo del guerrero, el que lucha por sus ideales. El bronce en que se materializa la imagen contribuye a reforzar esta percepción de fortaleza.

A poco tiempo de su partida, “Yiya” sigue dialogando con nosotros.

 

(*) Maestro en Artes Visuales, egresado de la Escuela de Diseño y Artes Visuales. Pintor y docente.

Actividades Septiembre, Octubre y Noviembre

Delegación de la AAMMAV que participó en el “ENCUENTRO REGIONAL DE FADAM (Federación de Asociaciones de Amigos de Museos), realizado en Rosario en septiembre del 2014.

Curso “Cosmovisión, arte y vestimenta en la América originaria”, organizado por la AAMMAV, y dictada por las Profs. RAQUEL GARIGLIANO y PATRICIA VASCONI, los días 27, 28 y 29 de octubre de 2014.

Planera, mueble destinado a resguardar las obras en papel, adquirida por la AAMMAV con el aporte del Fondo Nacional de las Artes.

Escaleras deslizables para acceder a los anaqueles de la Biblioteca Especializada del Museo.

Cuaderno Nº 2 | Movimiento artístico previo a la inauguración del Museo Municipal de Artes Visuales

La creación del Museo Municipal de Artes Visuales constituyó un hito importante en la historia cultural de la ciudad.

Hasta entonces la actividad artística era escasa. El diario local, “Santa Fe”, del 8 de abril de 1917 expresaba, “…el arte en sus diversas manifestaciones, es en Santa Fe, poco menos que nulo…”. “En nuestro ambiente tienen escasa reedición los ejemplos artísticos que nos dan los principales centros de la República como Buenos Aires, Rosario, Córdoba, Tucumán, etc. La música, el canto, las bellas artes en su más delicada expresión, son entre nosotros a manera de diosas sin templo”.

Dos años más tarde, el mismo diario del día 19 de octubre, da cuenta del movimiento artístico de la ciudad. Considera de relevancia la actividad del Círculo de Bellas Artes que funcionaba en calle San Martín 667. Esta agrupación concretaba sus exposiciones en el edificio llamado “La Chinesca” situado en calle Buenos Aires 240.

En la misma edición se da cuenta de los preparativos para el Salón de Pintura que organiza dicha agrupación y de la presencia de artistas destacados de la época, expresando que, “…El Sr. Reinares presenta una serie de notas de color locales…”. El Sr. Mauricio Grewel “cuya retina está saturada de visiones de las sierras…”, finalizando su comentario con la mención al pintor Salvador Cabedo y  “…su predilección por el pastel”.

La nota finaliza mencionando la presencia en la mencionada exposición, de “…nuestro gran caricaturista, humorista del lápiz, el espiritual Baldomero Banús,  quien “pondrá la nota delicada y a la vez juguetona, con un buen grupo de trabajos, propios de su género…”

En el mes de noviembre del mismo año se concreta una muestra de artistas argentinos entre los que figuran Malinverno, R. del Villar, Pio Collivadino y Alfredo Guido, entre otros.

Ya al final de 1919, y documentado por el diario “Santa Fe” del 12 de diciembre, se exhibieron trabajos de la Academia Reinares y del Círculo de Bellas Artes en el local de “La Chinesca”, lo que habla de una cierta permanencia de las actividades relacionadas con las Artes Plásticas.

También en el local de “la Chinesca”, en octubre de 1921, se expusieron telas de Saenz Alonso. Al respecto, la prensa opinó que; “…el Sr. Alonso, entre otras obras ha hecho un magnífico retrato del Obispo Monseñor Boneo y de conocidas personas de nuestra plutocracia”

Un poco más tarde y en otro lugar de exhibición de la calle San Martín 628, en la “Casa Garcilazo”, perteneciente al reconocido fotógrafo de la época, tuvo lugar la “Exposición Maristany”. Respecto al mencionado artista la prensa expresaba que, “…este pintor ve en la naturaleza las leyes de la armonía. Algunas de sus telas no solamente poseen esa virtud predominante, sino al mismo tiempo son realmente evocadoras”.

El Salón Guastavino y Carrières

En 1923 funcionaba el Salón Guastavino y Carrières. Allí exponía un artista de apellido Castellani acompañado de los italianos, Cremona, Tallote, Bazzaro, Ferraguti, entre otros.

Del arte del Sr. Castellani, el diario “Santa Fe” del 18 de junio del mismo año,  expresa que, “…sus paisajes son de una finura y una elocuencia que solo hallamos en la poesía. No solamente implican la verdad realizada, sino que enseñan a amar los lugares de donde han sido tomados. Sobrepasan la línea del arte fotográfico y también las del pictórico, sumándolas ambas en creaciones prodigiosas”.

Estas exposiciones llevaron a reflexionar sobre la importancia que implicaban para la ciudad. “En Santa Fe se está produciendo un despertar del espíritu estético, una especie de reconocimiento, si juzgamos el entusiasmo con que el público acoge a las obras de los artistas que nos visitan. Contribuyen a ello, no solo las instituciones que existen para el cultivo de las Bellas Artes, los Sres. Guastavino y Carrières, hombres que mantienen vivo el despertar renovando las exposiciones de obras, dando a conocer los artistas locales, nacionales y extranjeros” , expresa el diario mencionado.

En el mismo año, pero en el foyer del Teatro Municipal, expone sus obras María Elena de la Roza Astorga. Una nota del diario local[1] da cuenta que”…las mujeres no suelen conquistar prestigio de pintoras. Sin embargo cuando se encuentra una excepción, ella hace honor a todas las del gremio” “…es una de las artistas que ha nacido con el don exquisito de interpretar los grandes espectáculos de la naturaleza…”

No deja de recordar la nota que, “…por desgracia, ninguno de los hombres ricos que se jactan de proteger el arte, ha protegido nunca a los artistas”  “El gobierno se halla en el deber de adquirir obras- ya sea algunos de los buenos pintores locales, que los hay- sino también de aquellos maestros que vienen a Santa Fe…”

Este interesante movimiento relacionado con las artes visuales, crearía el clima propicio, para la entusiasta recepción y valoración de la propuesta de creación del Museo de Artes Visuales que se crea en el año 1936.

[1] Diario SANTA FE,20 de marzo de 1923

Pozo de Petróleo, de Fernando Fader – Análisis de Lucila Fosco

POZO DE PETRÓLEO, de Fernando Fader

Análisis de Lucila Fosco (*)
El conocimiento y el mantenimiento de la memoria del patrimonio que conserva nuestro Museo Municipal de Artes Visuales “Sor Josefa Díaz y Clucellas” ha sido siempre un objetivo primordial para su Asociación de Amigos. Esta iniciativa nos permite destacar hoy, entre su importante acervo, una pintura titulada “Pozo de petróleo” de Fernando Fader  (1882-1935). Nacido el 11 de abril de 1882 en la ciudad francesa de Burdeos llega,  con 3 años, a nuestro país junto a su familia para establecerse en la ciudad de Mendoza.  En su juventud comparte con su padre, el ingeniero Carlos Fader, el entusiasmo por la vida empresarial de su compañía energética que proveía de luz a aquella localidad y quien había iniciado la construcción de la primera usina hidroeléctrica de Argentina y del primer oleoducto de Sudamérica.

Sus primeras pinturas datan de esta etapa alrededor del año 1898 y es su padre quien lo alienta a volver a Europa donde cursa dibujo y pintura en el Real Instituto de Artes y Ciencias de Munich.

Elogiado por la crítica tras su primera exposición en Bs As, en 1907 conforma el grupo Nexus  con Pío Collivadino, Carlos Ripamonte, Justo Lynch, Alberto Rossi y Arturo Dresco, quienes se proclaman representantes de un nuevo y auténtico nacionalismo artístico.

Pocos años más tarde, a la muerte de su padre, Fader debe volver a Mendoza para completar la construcción de la usina en la zona de cacheuta. En este período en sus pinturas prevalecen los colores ocres y pardos  propios del paisaje de montaña y al que pertenece la obra patrimonial que nos ocupa. En ésta la temática se relaciona con su labor empresarial, y vislumbra ese fuerte interés en la representación de la luz, así también como el logro de su característico empaste a la espátula desde el que sostiene con firmeza los tonos.

Siete años después un temporal destruye la usina, situación que lo deja en bancarrota. En 1914 se instala junto a su mujer en Buenos Aires y un año después el galerista Federico Müller es quien lo convierte en el artista más cotizado de Argentina en su momento. Ese mismo año descubre que padece de tuberculosis por lo que decide radicarse junto a su familia en Córdoba, en la población de Loza Corral. En 1922 su mujer y sus hijos deciden volver a Bs As por temor al contagio de la enfermedad de Fader. En este período nuestro pintor trabaja intensamente llegando a realizar más de 500 obras por año. Destacan entre sus múltiples óleos y acuarelas los titulados La mantilla, La madre, La liga azul, entre otros, en los cuales la fusión en la luz, los matices lumínicos, el uso del color complementario en las sombras, la pincelada rápida y cargada, la paleta alta, los colores vibrantes y las temáticas al aire libre nos permiten acercarlas al impresionistas.

Fernando Fader  realiza en 1931 su última exposición y cuatro años después, con 53 años, fallece  dejando un pródigo legado. En sus trabajos fueron característicos la inquieta e incansable búsqueda de la representación de la luz y los desbordes de colores vibrantes, situando a Fader como uno de los artistas que ejercieron mayor influencia en la renovación  de la pintura argentina  de principios del siglo XX.

(*) Profesora Sup. en Artes Visuales Especializada en Pintura (Esc. Prov. de A. visuales “J. Mantovani”). Licenciada en Artes Visuales (UNL). Postitulada en Investigación Educativa (U. del Comahue).  Posgraduada en Administración y Gestión Cultural (UNC). Docente. Ha dictado conferencias y escrito artículos de su especialidad para diversas publicaciones.

Entrevista a Inés Gasparoti

El Museo Municipal de Artes Visuales posee un Gabinete de Restauración. Es un taller a cargo de la Restauradora Prof. Inés Gasparotti, secundada en su tarea por el Sr. Eduardo Gómez.

GABINETE DE RESTAURACIÓN

El Museo Municipal de Artes Visuales posee un Gabinete de Restauración. Es un taller a cargo de la Restauradora Prof. Inés Gasparotti, secundada en su tarea por el Sr. Eduardo Gómez. Porque consideramos una tarea necesaria y de especialistas, entrevistamos a la profesora Gasparotti, para que nos cuente las particularidades de la especialidad, y el trabajo específico dentro del Museo.

 

¿Qué concepto tiene de una colección artística y qué objetos la conforman?

Los objetos que conforman las colecciones artísticas e históricas están compuestos por materiales naturales y otros, producidos por el hombre, que naturalmente tienden a decaer y envejecer con el transcurso del tiempo.Pero muchas veces está acelerado por el descuido, por agentes perjudiciales del medio ambiente y por accidentes.
Muchos de estos daños pueden evitarse o retardarse con el manejo, exhibición y almacenamiento adecuado. Todo ello, para preservarlos de los distintos tipos de situaciones y condiciones que puedan producir alteraciones diversas, generando muchas veces su desaparición.

Conceptos referidos a CONSERVACIÓN y RESTAURACIÓN

CONSERVAR es preservar el material para un futuro previsible. Incluye medidas para el cuidado y prevención de daños, estabilización y acciones curativas.
La  RESTAURACIÓN es la última instancia de la conservación, y se justifica solamente cuando el objeto ha sufrido un daño grave o tiene pérdida de gran magnitud. Su objetivo es reconstruir o reponer, eliminar o neutralizar las causas de su deterioro.

¿Cómo está compuesto en general, el acervo de los museos, y los riesgos que corren?

El acervo de los museos está compuesto por obras de pintura de caballete, obras sobre soporte de papel, escultura, textiles, marcos y al que se agregan, los diversos materiales que se utilizan actualmente dentro del llamado arte contemporáneo.
Las obras al óleo y las obras sobre soporte de papel, están expuestas a un cambio paulatino de los pigmentos, y a la conformación de los recubrimientos que interactúan químicamente.  Los agentes externos como la luz, la humedad, las desacertadas acciones de almacenamiento y traslado, los sitios con polvo, poco ventilados y oscuros, son una verdadera fórmula para la proliferación de microorganismos e insectos que atacan y amenazan las colecciones.
Las esculturas emplazadas o ubicadas en sitios a la intemperie, están expuestas a agentes ambientales como la polución, el smog, la lluvia ácida, entre otros, y al que agregamos, la acción vandálica del hombre.

¿Cuáles son las acciones que se implementan para su cuidado, y en particular en nuestro Museo?

Previo a las exposiciones de obras del patrimonio, se realiza un exhaustivo análisis del estado de las seleccionadas, para ponerlas en valor, si fuera necesario. Los integrantes del Taller también participamos en el montaje de las mismas.
En el caso de intervenir una obra, la examinamos cuidadosamente y confeccionamos una ficha organoléptica  sobre su estructura, materiales y técnicas, adjuntando documentación fotográfica del estado, antes, durante y después de su restauración.
En el caso de las esculturas emplazadas o expuestas en lugares a la intemperie, son tratadas “in situ”, reponiendo faltantes, consolidando, removiendo pigmentos y suciedad superficial, reintegrando pátinas y otros recursos específicos.

Algunas consideraciones, para mejor conocimiento del trabajo en el “Gabinete de Restauración”

La obra de arte es esencialmente, un producto del espíritu, como  tal, su integridad debe ser respetada al máximo, evitando inútiles alteraciones de la estructura original. Todo trabajo de restauración, sea cual fuere el criterio adoptado, deberá limitarse estrictamente a los deterioros, y efectuarse con materiales que puedan ser removidos fácilmente, sin perjuicio del original.

Es necesario que personas no idóneas sean conscientes, que intervenir, sólo trae consecuencias irremediables que aceleran aún más el deterioro de las mismas.
Desde el año 2008 el Museo Municipal de Artes Visuales cuenta con un gabinete de conservación y restauración para obras patrimoniales. Su función es diagnosticar, asesorar, documentar e implementar acciones para la conservación e intervención de las obras que así lo requieran.
Se optimizó el sitio destinado a tal fin, que consta de espacio y luz natural adecuados, mesadas, tableros, caballetes, lupas, e instrumental que coadyuvan al mejor desempeño de la actividad.
Se estabilizó la temperatura y la humedad del sitio que alberga las colecciones patrimoniales con acondicionadores de aire que regulan el ambiente, liberándolo de microorganismos, polvo y bacterias.
Las obras, una vez supervisadas y catalogadas, son trasladadas a la pinacoteca que cuenta con parrillas corredizas, donde se disponen para evitar futuros deterioros.
Debemos destacar la valiosa colaboración de la Asociación de Amigos que proveyó todo el sistema de parrillas hasta completar la sala destinada a la reserva de obras y de diversos materiales, imprescindibles para el trabajo específico del Taller.

 Le AAMMAV agradece la atención y buena disposición de la Prof. Gasparotti y equipo para con la Asociación de Amigos, cuyo objetivo, es llevar a conocimiento del público en general, las diversas tareas que se realizan dentro del museo para cuidar el patrimonio de los santafesinos.

 

Actividades Julio, Agosto y Septiembre

 

Durante el pasado mes de julio se llevó a cabo la muestra “Mirar un cuadro”, con obras patrimoniales del Museo y curada por el crítico Prof. DOMINGO SAHDA. En la oportunidad se presentó públicamente este Blog, denominado “Cuadernos de la AAMMAV”, que será renovado con una frecuencia trimestral.

El 18 de julio el curador Prof. Sahda realizó una visita guiada especialmente para nuestros asociados.

Con la organización de la AAMMAV, el 17 de septiembre tuvo lugar la conferencia “Nuevas tendencias mundiales en los museos y centros de interpretación”, al que asistió un muy numeroso público. La misma tuvo a cargo del Lic. HÉCTOR BERRA, uno de los principales creativos argentinos en materia de diseño de museos y centros de interpretación.

 El 21 de septiembre se inauguró, como es tradicional, el “Salón Primavera”, organizado por el Gobierno de la Ciudad de Santa Fe y la Asociación de Artistas Plásticos Santafesinos. En la oportunidad se otorgó el Premio Estímulo al Artista Novel, instituido por la Asociación de Amigos del Museo Municipal de Artes Visuales, al Proyecto “LADOS TRANSVERSALES – acción plástica y proyección visual” del equipo integrado por ALDANA MESTRE y ABRIL MASSIMINI.

Cuadernos de la Asociación de Amigos del Museo Municipal de Artes Visuales “Sor Josefa Díaz y Clucellas”

Bienvenido al sitio de la AAMMAV.

En el mes de agosto de 2017 publicamos nuestro Cuaderno Número 9, invitamos a usted a leer estos apuntes. Este ha sido un año particularmente dificultoso por diversas razones, lo que ha motivado una demora en la renovación de nuestro blog. Pero, al mismo tiempo, fructífero, por los logros de los que damos cuenta fotográficamente en la galería de actividades cumplidas.

Encontrará las actividades realizadas a lo largo de estos últimos meses. Podrá conocer algunos detalles de la obra de Nicolas Rubio “Concédeles buena pesca ‘Tata – Vasco’”, en la mirada de Abel Monasterolo. Realizamos una entrevista a Marcelo Jorge y Exequiel Perelló editores de la revista Toda Santa FeY por último como es habitual seguimos contando la historia de nuestro museo, en este caso una nota sobre las Etapas de organización del MUSEO MUNICIPAL, llamado en sus inicios MUSEO MUNICIPAL DE BELLAS ARTES.

CUADERNO Nº 1 | Museo Municipal de Artes Visuales “Sor Josefa Díaz y Clucellas”

“La educación del pueblo, por parte de los poderes públicos debe hacerse propendiendo al desarrollo cultural del mismo dándole las facilidades necesarias para el cultivo de las artes y las ciencias en su más amplia acepción a creación de un Museo Municipal de Bellas Artes en esta Ciudad sería de beneficios positivos, porque existiendo numerosos aficionados que no pueden realizar sus nobles aspiraciones por falta de medios que lo faciliten encontrarían dentro de una institución oficial de esta naturaleza, la acción propiciadora y de aliento que es menester”
Estas consideraciones introducen el Decreto Nº 16, que el Intendente Municipal en Comisión Doctor Manuel Menchaca,  sancionara el 28 de enero de 1936, creando el Museo Municipal de Bellas Artes que funcionó en el Foyer del Teatro Municipal.
En su artículo 3º se designa una Comisión ad-honorem compuesta por los Sres. José M. D’Annunzio, Gabriel Storni, Juan Mula, Virginio Pozzi y Serafín Marzal  quienes tenían la misión de organizar la institución y dictar su reglamentación.
Posteriormente, el 6 de mayo de 1936[1] se estipuló su reglamentación y funcionamiento. Se formalizaron sus objetivos, siendo los más destacados  la formación de un Museo de Bellas Artes donde estarían representadas las creaciones del arte local,  la concreción de un Salón Anual y auspicio de exposiciones periódicas de diferentes procedimientos plásticos. A ello se sumó la “creación de una Academia de Pintura y Escultura”, la institución de un “Departamento de Extensión” para divulgar la obra social y artística del Museo y donde se auspiciarían actos, cursos y ciclos de conferencias en el área artística. Finalmente y como complemento se consideró la fundación de una Biblioteca relacionada con el área.
Por lo tanto el primer Museo Municipal de Bellas Artes estaba formado por la secciones Museo, Exposiciones, Academia, Extensión Cultural y Artística y Biblioteca.
Las Salas del mismo estaban divididas en: Artísticas Locales, Artísticas Nacionales y Artísticas Extranjeras que respondían a normas precisas. En el primero y segundo caso dicho espacio debía estar cubierto por aquellas obras “que en forma gratuita y en carácter de donación se requerirá a cada artista que hubieren merecido en exposiciones algún premio o mención especial”.La Sala dedicada a los extranjeros debía estar conformada por obras que se obtuvieran mediante donaciones o adquisiciones que debían ser previamente aceptadas por el Consejo Directivo del Museo.
La reglamentación respectiva daba la oportunidad de adquirir otras obras con fondos propios o bien solicitándolos especialmente a la Municipalidad.
La norma disponía además la realización anual de un “Salón de Pintura, Escultura y Grabado” con la participación de artistas provinciales y cuya reglamentación la establecería la “Sociedad de Artistas Locales”. Instituía como fecha de realización el 25 de Mayo perdurando hasta el 15 de junio, denominándose “Salón Anual Municipal”. Se instauraba además un premio para “el mejor cuadro de motivo provincial” denominado “Premio Museo Municipal de Bellas Artes de Santa Fe”.
Con respecto a la sección denominada  Academia, la reglamentación estipulaba su responsabilidad respecto a la enseñanza de las disciplinas artísticas Dibujo, Pintura, Escultura y Grabado. Incluía también un curso especial de “Dibujo Comercial”. Todo ello sujeto a una clara reglamentación que establecía los alcances de la misma.
Asimismo contemplaba un Departamento de Extensión, que estaba constituido por las secciones referidas a Actos Artísticos, Cursos y Conferencias. Hacía especial referencia a los actos constituidos por Conciertos y Recitales que tendrían como objetivo la elevación del sentido artístico y Estético de la población. De igual modo los Cursos y Conferencias serían de carácter libre y desarrollados por personas de reconocida capacitación.
Se establecía además, la formación de una Biblioteca  con el objetivo de “…estimular al artista dándole la oportunidad de contar con una bibliografía completa sobre historia, literatura del arte y de sus inherentes disciplinas…”

De la Organización y Gobierno
Las múltiples funciones y responsabilidades del museo que involucraba también la Academia y Biblioteca estaban regidas por un Consejo Directivo constituido por un presidente y cinco miembros.
Era de responsabilidad del Consejo la redacción de los reglamentos, aprobación de los planes de estudios de las academias y cursos, establecimiento y alcance de los títulos que otorgaban, designación de profesores, concesión de licencias,  proyección del presupuesto anual entre otras varias e importantes obligaciones.
[1] Dec. Nº 107

Actividades

– Organizada por esta AAMMAV, con motivo de la Muestra Retrospectiva de nuestra asociada NORMA GUASTAVINO, se realizó el pasado 22 de abril una visita guiada y diálogo con la artista.

Esta actividad estuvo dirigida por la Prof. RAQUEL GARIGLIANO, cuya colaboración agradecemos, y contó con la presencia de un público que participó con interés en la visita.

– Con motivo de celebrarse el 18 de mayo el “Día Internacional de los Museos”, nuestra asociación programó la charla “La arquitectura de los museos/ escenarios y nuevas formas para el consumo cultural”.

La misma fue dictada por el destacado especialista Arq. CARLOS Ma. REINANTE el jueves 15, con la participación de una nutrida concurrencia, que siguió atentamente la disertación.

Durante el año 2013
– Arq. ADRIANA COLLADO. Conferencia “Patrimonio Urbano-Arquitectónico: escalas, tiempos, significados”. Mayo 2013

– Muestra de RAQUEL MINETTI. Visita guiada y diálogo con la artista. Agosto 2013

– Salón Primavera. JUAN MÜLLER recibe el premio al artista novel instituido por la AAMMAV. Septiembre 2013

– Curso “Aproximación a la fotografía de la moda”, dictado por CARLOS Ma. VEGA y LAURA VANESA SPENSE. Octubre 2013
Conferencias dictadas por Lic. LUCILA FOSCO y Prof. PATRICIA VASCONI en el marco del Encuentro Regional de Asociaciones de Amigos. Noviembre 2013

– Encuentro Regional de Asociaciones de Amigos de Museos. Noviembre 2013.